ActualidadNacional

Clínica Santa María suma nuevos centros en el sector oriente de Santiago

La entidad prestadora de salud ha inaugurado recientemente un nuevo centro con 240 especialistas en Vitacura, y tiene planes de abrir uno aún más grande en Las Condes. Su gerente general señala que, en un contexto de incertidumbre, estarán compitiendo con mayor fuerza por los pacientes que permanecen en seguros privados.

Hace apenas unas semanas, la Clínica Santa María abrió un centro médico de 3.300 m² en la avenida Vitacura, ubicado unos metros al oriente de Américo Vespucio. En un futuro cercano, tienen prevista la inauguración de un centro más amplio, de aproximadamente 5.000 m², en la comuna de Las Condes, en la intersección de Tomás Moro con Apoquindo, el cual incluso contemplará pabellones de cirugía ambulatoria.

La expansión hacia el sector oriente, según revela Martín Manterola, gerente general de la compañía, es parte de un plan estratégico que la clínica está llevando a cabo mientras atraviesa la crisis que afecta a la industria de la salud.

Manterola explica que, en primer lugar, un 20% de los ingresos de la Santa María provienen ya de pacientes de las comunas del sector oriente, a los cuales buscan acercarse y facilitarles la atención. Sin embargo, también señala que incide la dinámica de la industria y la incertidumbre sobre el futuro de las isapres, lo que los impulsa a competir con más ahínco por los pacientes que siguen en seguros privados. La crisis financiera de las isapres ha provocado una fuga masiva de afiliados hacia el sector público: solo en 2023, más de 360 mil personas dejaron de ser afiliadas, y el número de beneficiarios del sistema privado disminuyó a alrededor de 2,7 millones.

«El mayor declive en la afiliación de las isapres se ha observado en los segmentos de bajos ingresos, siendo un poco menos pronunciado en los segmentos medios, mientras que en los segmentos de ingresos altos, prácticamente no ha habido pérdida. Por lo tanto, este es un sector que nos resulta interesante, donde vemos oportunidades de crecimiento. Creemos que una propuesta de valor con alta calidad y precios mucho más accesibles puede resultar muy atractiva para las personas de la zona», expresó Manterola.

En cuanto a las nuevas iniciativas, el recién inaugurado centro en Vitacura se ha sumado a la red de la clínica en el sector oriente. Además del establecimiento principal en Providencia, la clínica cuenta con centros médicos en La Reina y La Dehesa, un centro dental en Las Condes, y otros puntos de toma de muestras.

Manterola detalló que el nuevo centro comenzó sus operaciones con 240 especialistas, 37 consultorios médicos, ocho consultorios dentales y salas de procedimientos para diversas especialidades como cardiología, neurología, ginecología, dermatología y otorrinolaringología, entre otras. Además, mencionó que aún hay espacio para continuar expandiéndose en el mismo edificio, y que si el proyecto marcha bien, podrían ocupar dos pisos más. Destacó que cuentan con un contrato de arrendamiento a largo plazo y han invertido $2.500 millones en equiparlo, lo que demuestra su confianza en que el sistema de salud seguirá funcionando.

En el caso de Las Condes, Manterola no reveló cifras específicas, pero mencionó que representa una inversión mayor debido a que adquirieron el inmueble. Tienen la expectativa de abrir las puertas del centro este mismo año, con una infraestructura que incluirá dos pabellones de cirugía mayor y dos de cirugía menor, todos de carácter ambulatorio.

¿Se deben estos movimientos únicamente a las circunstancias de la industria? El gerente señala que el centro de La Dehesa está operativo desde 2010 y el de La Reina desde 2022, por lo que llevan años en funcionamiento. Sin embargo, admite que la decisión de abrir el centro en Vitacura se aceleró debido a la contingencia.

«Vimos que el panorama era incierto, con las isapres disminuyendo, y evaluamos en qué sector podríamos crecer con menos riesgo a futuro. Nuestra decisión responde a eso», afirmó.

En cuanto al futuro, Manterola reconoce que el sistema de salud no seguirá funcionando de la misma manera que lo hace actualmente: «La industria va a cambiar, no tenemos claro cómo será exactamente, pero necesariamente tendremos que adaptarnos a un nuevo escenario. Tenemos una oferta de valor que, aunque está dirigida principalmente a las isapres, también podría ser una excelente opción para pacientes de Fonasa con un seguro complementario en el futuro».

Ley Corta

Al igual que el resto de la industria, en Clínica Santa María están siguiendo de cerca la discusión de la ley corta de isapres, especialmente debido al nivel de exposición que enfrentan los prestadores debido a las deudas de las aseguradoras con ellos.

En este contexto, a finales del año pasado, la clínica solicitó renegociar ciertos aspectos de los convenios con estas empresas. «Actualmente tenemos convenios con todas las grandes isapres abiertas y seguimos operando con cobertura, pero hemos tenido que negociar algunas condiciones especiales para reducir nuestra exposición a las deudas», explicó Manterola.

Con el 12 de mayo como fecha límite para implementar el fallo de la Corte Suprema sobre la tabla de factores, todavía no está claro cómo quedará la ley corta, y se espera que una Comisión Mixta en el Congreso defina el futuro de las isapres. «El cumplimiento del fallo está pendiente. Y si no se presenta una propuesta razonable antes de esa fecha, todos enfrentaremos un problema grave. Esto afecta a toda la cadena: pacientes, clínicas, isapres, así como proveedores y personal. Es un universo muy amplio que depende de lo que se defina en este momento», advirtió.

«La industria va a cambiar. Aunque no tenemos una visión clara de lo que vendrá, es inevitable que debamos adaptarnos a un nuevo escenario […] Esto podría ser una excelente alternativa para los pacientes de Fonasa con un seguro complementario», concluyó.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba