ActualidadNacional

El primer gremio de empresas de hospitalización domiciliaria alerta sobre la crisis de las Isapres

La Asociación Chilena de Instituciones de Salud Domiciliaria y Servicios Afines (Achisad), integrada por Medic Home, Aconcagua, Peter Swuan, Sirak, San Juan de Dios y Teveuci, destaca que el sector atiende a unos 800 pacientes crónicos de larga estadía en camas críticas e intermedias.

La hospitalización domiciliaria ha ganado cada vez más terreno en Chile, solo en 2022 sumó más de 3.200 pacientes atendidos en el sector privado, situación que las principales empresas de home care formaran la primera asociación gremial. La Asociación Chilena de Instituciones de Salud Domiciliaria y Servicios Afines (Asichad), está integrada por Medic Home, Aconcagua, Peter Swuan, Sirak, San Juan de Dios y Teveuci y tiene como objetivo promover sus beneficios para la calidad de vida de los pacientes, la contención de costos para el sistema y la descongestión de la infraestructura de salud.

La entidad quedó presidida por Diego Hurtado, quien asegura que el sector atiende a unos 800 pacientes crónicos de larga estadía en camas críticas e intermedias, liberando así un porcentaje significativo de capacidad en los sistemas de salud público y privados que actualmente suman del orden de 2.600 unidades. “La hospitalización domiciliaria reincorpora precozmente al enfermo a su entorno habitual, disminuye la probabilidad de infecciones intrahospitalarias, optimiza el uso de las camas de la red de salud y reduce los costos en niveles de 70% mediante una utilización racional de los recursos’, aseguró Hurtado a Diario Financiero, quien agrega que la actividad de los operadores permitió liberar 64 mil días-cama el año pasado.

Home care y las Isapres

Aunque su presidente asegura que tienen los fundamentos necesarios para seguir creciendo en la oferta de servicios hospitalarios domiciliarios, alerta sobre los riesgos financieros si se mantiene la actual crisis de las Isapres como brazo asegurador del sistema. “Hasta ahora no se ha visibilizado la importancia que tiene esto para la hospitalización domiciliaria y sus pacientes que dependen de las Isapres para financiar las atenciones’, asegura el presidente de Asichad, Diego Hurtado en una conversación con Diario Financiero.

Sobre ¿cómo se ha manifestado la crisis de las Isapres entre los especialistas en home care?, afirma que “en algunas Isapres en particular existen algunos atrasos en los plazos de pago, lo que para nuestras empresas -muy intensivas en capital y profesionales de la salud- genera problemas no menores. Tenemos prácticamente los mismos problemas de cualquier prestador por el abultamiento de las deudas o el aumento de los plazos de pago de las Isapres”.

Hablando de la crisis financiera de las Isapres, Hurtado señala que “sin duda, existe una preocupación muy grande por el escenario actual de incertidumbre de las Isapres por no saber cómo se sigue para adelante y qué va a pasar con nuestros pacientes. Para nosotros, ese es hoy el principal riesgo y nuestro gran foco de preocupación”. Asegura además que “estamos convencidos de que mientras más tiempo dure la incertidumbre, más complejo se torna el tema, y estamos esperando ansiosamente que la situación actual de las isapres se regule. La incertidumbre sólo genera perjuicios a nivel del sistema de salud, y consideramos muy importante que exista claridad para los prestadores a la brevedad”.

Hablando de la hospitalización domiciliaria, aclara que “todos estos pacientes son financiados por su isapre, y si éstas llegan a tener mayores problemas o de alguna manera llegan a desaparecer, al menos 800 pacientes crónicos tendrían que volver a una clínica o un hospital. Y hoy el sistema no está preparado para recibir ese número de pacientes crónicos de larga estadía que requieren camas críticas o intermedias, ya que equivaldría a un 30% más de personas demandando una capacidad de atención no disponible”.

Hurtado afirma además que “muchos pacientes y sus familiares nos han planteado su incertidumbre y miedo ante el futuro de las Isapres, porque si llegaran a desaparecer, claramente sería un problema gigante para ellos”. Así y en su rol en Acisah, afirma que “hay que considerar que en una serie de clínicas, alrededor del 50% de sus pacientes son de Fonasa, los cuales van a tener que volver a atenderse en hospitales públicos si las isapres quiebran, desaparecen o no existe certeza sobre su funcionamiento”.

Hablando de las posibles salidas a esta crisis financiera, “en adelante, requerimos cautelar y tener certeza del financiamiento de las prestaciones de hospitalización domiciliaria. Estas empresas no son corporaciones con grandes espaldas, y si de alguna manera se corta el financiamiento a sus prestaciones, en poco tiempo van a estar muy complicadas. Hay pacientes cuyas atenciones no son baratas, por lo cual sin financiamiento los principales perjudicados van a ser ellos. Por eso, esperamos que pronto se vaya normalizando este tema. Si el financiamiento está asegurado y existe certeza en las reglas del juego, esto ya dejará de ser un problema”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba