ActualidadNacional

Oportunidad para nuevas isapres en el mercado

Grupo Andes Salud proyecta crear una nueva isapre toda vez que exista claridad en las regulaciones y condiciones del mercado.

Las compañías de seguro de salud privado enfrentan desafíos significativos debido a recientes decisiones judiciales, las cuales amenazan su viabilidad financiera y podrían resultar en dejar a numerosos clientes sin cobertura. Esta situación ha levantado dudas acerca de la sostenibilidad a largo plazo del sistema de salud privado.

Contrario a las expectativas generalizadas, hay evidencia de que nuevos jugadores están considerando entrar al mercado. Específicamente, un reconocido grupo empresarial ha revelado planes para lanzar su propia compañía de seguro de salud privado.

Este grupo, conocido por administrar una red de instalaciones médicas, incluyendo cuatro clínicas y varios centros ambulatorios y médicos, ha estado desarrollando este plan durante varios meses. La inversión inicial proyectada para esta empresa es significativa, y tienen la meta de expandir su base de clientes sustancialmente en el próximo decenio.

El funcionamiento actual del sistema de seguro de salud privado ha provocado que un gran número de personas opte por el sistema público de salud, Fonasa, a pesar de sus limitaciones en la resolución de problemas de salud. Gonzalo Grebe, gerente general de Andes Salud, comentó que esta migración representa una oportunidad significativa dada la cantidad de individuos que han abandonado el sistema privado.

Grebe explicó que la viabilidad del nuevo proyecto de seguro de salud depende de condiciones favorables del mercado y claridad en las regulaciones. Una vez aseguradas estas condiciones, podrán planificar y proyectarse a futuro.

Además, destacó que, basándose en sus cálculos, podrían ofrecer planes de salud atractivos y económicos, con coberturas que varían entre el 50% y el 80% utilizando su red propia. La estrategia incluiría un número limitado de planes, enfocándose en la simplicidad y la eficiencia para mantener bajos los costos administrativos.

Para entender el interés de Andes Salud en entrar al mercado de las Isapres, es crucial considerar los recientes fallos judiciales que han puesto en jaque a la industria. Uno de estos fallos es sobre la tabla de factores, que exige a las aseguradoras devolver dinero por cobros excesivos. Actualmente, se está debatiendo una legislación para abordar esta cuestión en la comisión de salud del Senado, con una resolución esperada pronto.

Otra decisión judicial importante ordenó la anulación de incrementos en las primas GES (Garantías Explícitas en Salud), lo cual podría reducir los ingresos de las isapres en aproximadamente un 12% si no se encuentra una solución.

Héctor Sánchez, exsuperintendente de Salud, señala que la decisión de Andes Salud de considerar la formación de una nueva isapre es una respuesta estratégica a estas circunstancias. Argumenta que una nueva isapre no estaría afectada por los fallos de la misma manera que las establecidas, ya que comenzaría sus operaciones bajo las nuevas regulaciones y tablas de riesgo definidas por el tribunal, permitiéndole operar financieramente sin los lastres del pasado.

El académico de la Universidad Andrés Bello resalta que en caso de quiebra de alguna isapre actual, un 60% de los afiliados son personas menores de 60 años, sin condiciones preexistentes ni tratamientos en curso, representando un segmento atractivo para las nuevas isapres. Esta «cartera sana» es el mercado objetivo de las nuevas entidades, que pueden seleccionar a sus clientes basándose en la edad y el estado de salud, priorizando a individuos sanos y de bajo costo.

Patricio Fernández, también exsuperintendente de Salud, concuerda y señala que en el contexto de la posible salida de una isapre del mercado, sus afiliados buscarán nuevas opciones de seguro. Menciona que la isapre Esencial, aunque en mejor posición, es costosa, sugiriendo que hay oportunidades para una nueva isapre que ofrezca opciones más económicas y segmentadas.

Fernández agrega que los cambios regulatorios propuestos para mantener un sistema mixto de salud son ventajosos para las nuevas isapres. Estos cambios permitirían la implementación de planes estandarizados, la adopción de contratación digital y la elaboración de opciones de seguros más sencillas y directas, facilitando así la entrada y competitividad de nuevos actores en el mercado.

El académico sugiere que para Andes Salud, que es un grupo que incluye prestadores de servicios de salud, la creación de una isapre no solo representa una oportunidad de mercado sino también una estrategia para asegurar el flujo de pacientes y financiamiento a sus propias clínicas y centros médicos. Así, una isapre propia ayudaría a fortalecer el negocio al dirigir a los afiliados hacia sus servicios de salud, creando un ciclo beneficioso de prestación y financiamiento.

Emilio Santelices, coordinador del Comité Técnico asesor para la reforma del sistema de isapres, resalta la importancia de la resolución de la crisis actual y la implementación de un marco regulatorio claro y definitivo para el futuro del sistema. Desde su perspectiva, una vez establecidas reglas claras y una certeza jurídica sólida, el sistema de salud privado podría atraer a nuevos actores, estimulando el crecimiento y la diversificación del mercado, y haciendo del sistema una opción más viable y atractiva para los consumidores y proveedores por igual.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba